Welcome to our Testimony Directory
Canada Bahamas Netherlands France Nigeria Spain Uganda United Kingdom United States
 
Healing the Shockwaves of Abortion
 

EXPRESS YOUR REGRET

Do You Regret Your Abortion or Your Lost Fatherhood? By filling in the form below you can add your expression of regret to our list. All information remains confidential and is presented anonymously


 
First Name:  
Email Address: (optional)
Inside US 
*Zip Code:
 
Outside US 
Postal Code:

   
If you’d like to join us in being silent no more and receive our monthly e-letter click here to fill out the Silent No More Campaign Registration Form.
 
 
Read Stories of Abortion Healing
How Do I Tell My Family About My Abortion 
 
Share Your Story 
 
CAMPAIGN TESTIMONIALS

Yes i have been talking to the preacher about it.

 

HyperLink   

 
 
FOLLOW US ON

Social Networking 
 

Testimonies

Help us spread the word. Share this with your social network.


Back
Samuel's & Sarian's 2024 March for Life Testimonies
Samuel & Sarian
Puerto Rico, United States

Soy Samuel Martínez Cruz, desde Puerto Rico, y quiero compartir mi testimonio de sanidad post-aborto. A los 20 años, me convertí en padre y tras separarme de la madre de mi hijo, asumí la responsabilidad de mi primogénito. Años más tarde, conocí a mi actual esposa y luego dehaber tenido nuestro primer hijo, mi esposa estaba nuevamente embarazada pero está vezel miedo nos llevó a decidir abortar.

El día del aborto, el silencio fue abrumador y aunque el arrepentimiento se hizo presente, mi voz estuvo ausente, este día físicamente murió nuestro hijo pero espiritualmente morimos mi esposa y yo.

Posteriormente y por complicaciones provocadas por este aborto, sufrimos la muerte en el vientre de mi esposa de nuestro hijo, que al momento tenía 5 meses de vida y era más que anhelado.

Más adelante una recomendación médica en un nuevo embarazo, mostraba un cuadro
clínico que pronosticaba muerte para mi esposa y mi hijo y nuevamente el miedo nos llevó a realizar otro aborto. El sufrimiento acumulado por estos abortos, provocó la separación emocional y física de mi matrimonio, sentimientos de ira y desesperanza. Culpé a Dios y sentí vergüenza por no haber sido el protector que debía ser.

Sin embargo, Dios intervino, guiándome hacia la sanidad en el programa "Camino a
Sanar". En este espacio, encontré apoyo entre hombres que compartían experiencias similares. Guiado por la poderosa palabra de Dios, hallé un refugio libre de juicio dónde sané la experiencia de mis abortos.

Hoy, rescatado y restaurado por la inagotable misericordia de Dios, testifico por todos los hombres que aún lloran en el silencio de la noche, por mis hijos terrenales y aquellos en el cielo, por mi esposa y por mi, que no voy a callar más , que soy perdonado y libre.


Bendiciones, soy Sarian Andino Delgado, hoy me encuentro junto mi esposo y mis hijos, llegamos en familia desde Puerto Rico para contarles nuestra historia con el aborto. Fui madre primeriza a mi 17 años, y siendo adolescente desde el primer instante amé y protegí a mi hijo mayor. 

Al tiempo de conocer a quien es mi amado esposo, formamos una familia y a solo meses del nacimiento de nuestro hijo menor, llegó la inesperada noticia de que nuevamente estaba embarazada, pero en ese momento nuestra relación era inestable. La crisis matrimonial nubló nuestros corazones protectores de padres y aún conociendo lo valiosa que es la vida, decidimos en mutuo acuerdo abortar a nuestro hijo Jeziel. Ambos estabamos cegados por el alivio pasajero de esa decisión y desconociamos las secuelas que sufririamos luego como familia. Como padres nos arrepentimos de nuestro error, meses después nos encontrábamos nuevamente apoyándonos como pareja, ilusionados en la espera de nuestro hijo Jonás. Pero el sufrimiento pronto llegaría cuando a los 5 meses de gestación el corazón de nuestro hijo dejó de latir. Yo sentí que todo lo
malo que ocurrió fue un castigo que merecia por haber abortado.

La alegría de volver a ser padres, se transtorno un año después, por el trauma causado por mis abortos y por la recomendación sin fundamento de un Dr., de no volver a quedar embarazada porque mi hijo y yo, estábamos en riesgo de muerte. El terror de morirme y dejar a mis hijos se apoderó de mí y me afectó emocionalmente, por última vez tomamos la decisión de abortar a nuestra hija Saimarilis y junto a ella
enterré mi ilusión de volver a ser madre.

Inmediatamente después de mis abortos se desató en mi corazón una culpa y un quebrantamiento que me mantuvo atada a el síndrome de aniversario. Mi esposo y yo jamás volvimos a tocar el tema y yo sufrí sola por 10 años la depresión, justamente en las fechas de mis abortos. La decisión de abortar a nuestros hijos estuvo a punto de destruir mi matrimonio, mi familia y mi vida. Yo comencé a vivir sin consuelo, sin
límites, sin cordura ni amor propio. No solo yo sufrí las secuelas del aborto, sino también mi esposo y sobre todo nuestros hijos, quienes fueron las víctimas silenciosas del tormento en el que nos habiamos convertido nosotros sus padres, en el lugar que un día habia sido nuestro hogar feliz y seguro.

Sin embargo, Dios tenia mejores planes para mi vida y la de mi familia, por eso me guió al Estudio Bíblico Camino a Sanar donde recibí la sanidad del dolor en mi corazón, la libertad de la culpa, el amor incondicional, el perdón genuino y la misericordia infinita que por años sentía no merecía. Gracias a la sanidad plena que Dios me regaló a través de su palabra, pudimos reconocer a nuestros hijos por sus nombres como miembros de nuestra familia y eso nos convierte en los felices padres de 6 aunque sus ojos
sólo vean a 3. Hoy puedo testificar sin temor ni vergüenza, por mis hijos en el cielo, por mis hijos que me acompañan, por mi esposo y por mí, que por la gracia escandalosa de Dios, “YA NO VOY CALLAR MÁS QUE YO SOY PERDONADA Y LIBRE”



JOIN US

Help us spread the word. Share this with your social network.



Back


 

 
About Us | Events | Resources for Help After Abortion | Join Us | Abortion Stories | Campaign Testimonials | Contact Us | Locate A Chapter

Silent No More Awareness Campaign